Una mirada a África como tablero de la geopolítica internacional

jueves, 7 de mayo de 2009

Diario geopolítico/ INCÓGNITAS POR RESPONDER

Hay otro asunto que me parece de los más enigmático en relación al debate en torno a la resolución 1.871 que el Consejo de Seguridad aprobó la semana pasada sobre el Sáhara Occidental.

Hemos quedado en que ha habido un cierto movimiento para que en la ONU avanzasen en el asunto de la vigilancia de los derechos humanos que, aunque se refiera a las dos partes por igual (fuerzas ocupantes marroquíes y situación de los campos de refugiados bajo control del POLISARIO), causa una especial a alergia y rechazo a la diplomacia alauita.

Hemos quedado, también, en que hay un lobby de ONG muy prestigiosas como Human Rights Watch y Amnistía Internacional que han empujado en ese sentido con sus contundentes informes. Y que, además de estas organizaciones, tuvimos la guinda con el informe de esa visita de eurodiputados que el pasado enero voló al Sáhara que está invadido por Marruecos desde 1975. Después de estar allí sobre el terreno, una de las conclusiones de los cuatro participantes en esta misión fue la de que había que pedir a la ONU que diese mandato a los cascos azules estacionados en el Sáhara para que puedan certificar que allí hay un problema de violación de los derechos humanos. Los saharauis, con cierta razón, lo han considerado como una gran hito dentro de la dinámica de silencio y encubrimiento a sus agresores por parte de la comunidad internacional que, hasta ahora, había impedido que la gente de a pie nos diésemos ni siquiera cuenta de que en el Sáhara pasan cosas raras hasta con el mandato de los cascos azules.

Lo que no acabo de entender es por qué los diplomáticos franceses se han puesto de uñas para que no prosperase una propuesta que se supone que su gobierno ha apoyado en Bruselas. (No he encontrado por el momento ninguna noticia que se haga eco de algún veto o beligerancia francesa a la petición del informe de la Eurocámara donde París tiene tanto o más poder que en Nueva York).

No hay ninguna duda sobre cuáles son las razones de la movilización francesa en la ONU contra el asunto Derechos humanos-en-el-Sáhara puesto que, desde 1973, los franceses han sido los más aguerridos impulsores de la anexión marroquí de la colonia española y que lo que quiere Marruecos, Francia lo defiende como si fuese un asunto propio. Lo que extraña es esta parte de su estrategia: ¿No hubiese sido más lógico que los representantes franceses hubiesen puesto el farolillo rojo en Bruselas? Con lo que mandan allí, digo yo, hubiesen tenido más posibilidades de bloquear la petición de modificar el mandato de la ONU y hacerlo en compañía de algún otro miembro de la UE necesitado de alguna contrapartida comercial o económica sin tener que montar el pollo en el Consejo de Seguridad corriendo el riesgo, como les ha ocurrido, de quedarse solos en el frente de rechazo.

Con lo lista que es la diplomacia francesa no me creo que el asunto se les haya escapado por casualidad. En cualquier caso, no dice mucho ni muy bien de la política europea que iniciativas de su propio Parlamento se vean estranguladas en la ONU por uno de los propios miembros de la UE. Voy a mandar unos emilios y hacer alguna llamada a ver si logro alguna aclaración… Continuará.

P.D. En relación con un comentario del Colectivo de la Juventud Saharaui a los que saludo con mucho agradecimiento y cariño: desgraciadamente, hay un periodismo en España que tiene problemas a la hora de hacer su trabajo que no tienen que ver con el corsé ideológico de la derecha ni el de la izquierda. No ocurre sólo con el Sáhara y Guinea. La semana pasada, por poner un ejemplo, Rosa Díez, la líder y diputada de UPyD se quejaba amargamente de que, en plena campaña electoral para las europeas, hubo un extraño vacío en la rueda de prensa en la que su grupo anunció la lista de candidatos para estos comicios y que, los pocos que acudieron (a contar en los dedos de menos de una mano), cuando llegaron a sus redacciones, tampoco sacaron nada en sus respectivos medios. La descripción me recordó el ambiente y resultado de las ruedas de prensa sobre el Sáhara o Guinea.


1 comentario:

Antònia P. dijo...

Ana, la gente que estamos con el Sahara y con los saharauis, te agradecemos este blog y todos tus artículos que desde hace mucho tiempo seguimos.
Nos gustará conocer la razones de Francia.
Un abrazo.

Compartir en redes sociales