Una mirada a África como tablero de la geopolítica internacional

domingo, 27 de febrero de 2011

INCENDIO PROVOCADO POR MARRUECOS EN DAJLA


Coches destruidos en los enfrentamientos de Dajla.

Foto enviada por Elmami Amar Salem, Presidente de la Organización Saharaui contra la tortura (Codesa) en Dajla.

Mientras todas las miradas están puestas en lo que pasa en Libia, una nueva batalla campal ha estallado en el Magreb, en Dajla, la Villa Cisneros de la antigua provincia española del Sáhara Occidental. Las noticias que llegan son alarmante no sólo por la gravedad de los hechos sino porque apuntan a que el incendio no lo prendió la justificable ira popular de los saharauis oprimidos sino una maniobra del Ministerio del Interior marroquí para frenar los disturbios que está habiendo en Marruecos, aunque Televisión Española no se haga eco de ello (sí lo hace, en cambio con las protestas en Argelia ¿por qué será?).


Tanto los testimonios que van llegando desde Dajla de las asociaciones de defensa de los derechos humanos como los testimonios de residentes allí que he podido recoger por teléfono, relatan que los disturbios no empezaron (como se dijo en un primer momento) como una protesta contra un festival cultural de adhesión promarroquí que estaba empezando en Dajla, sino con el asalto de las viviendas de los saharauis perpetrado por bandas de jóvenes procedentes de un gueto de colonos marroquíes (Uakala), aleccionados, entrenados, alentados y teledirigidos por la policía del majzén.


No es la primera vez que estas milicias civiles han actuado. Pero en esta ocasión, representantes del propio ejército y residentes marroquíes que no comparten esta estrategia, han reconocido a saharauis que han intentado mediar para acabar con los enfrentamientos que han seguido, que el terror sembrado por estos grupos es cosa de la policía: al parecer, se ha aprovechado para dar rienda suelta a los agresores la retirada del grueso de las fuerzas militares hacia el norte, iniciada hace dos semanas en previsión de un contagio de la explosión de la ira contra los autócratas dentro de Marruecos. Los jóvenes colonos han vuelto así a convertir el Sáhara en un escenario de muerte y sufrimiento pero, sobre todo, han hecho saltar esa pequeña chispa que sólo requería la alta tensión que reina allí abajo para que el polvorín estallase y el fuego y se extendiese a otras localidades saharauis.


Hay muchos saharauis que reconocen desde Dajla que la maniobra persigue ese escenario al que aludí el pasado día 18 (leer pinchando aquí), el de lograr que la revuelta que todos esperan en Marruecos empiece antes en el Sáhara Occidental. En Rabat cuenta con ello para frenar con una llamada al patriotismo el tsunami en zonas como el Rif donde, la pasada semana, ya se demostró que está el punto más caliente de la oposición al rey Mohamed VI. Muchos saharauis son conscientes de la trampa pero reconocen que las nuevas muertes, violaciones de mujeres y atrocidades han disparado una espiral de acción y reacción que va a hacer muy difícil parar a los suyos. Anoche, por lo visto, se habían montado barricadas en Dajla, los saharauis pedían armas e incluso hubo algún disparo. Pero, dicen, ellos son como mucho 6.000 y los marroquíes 80.000.



1 comentario:

Antònia Pons Valldosera dijo...

Ayer me llegaron 10 vídeos por correo desde Dajla. Están en Youtube.
http://www.youtube.com/watch?v=NWLNJGFApKA

Este y nueve más. Por si alguien quiere verlos.
Muy interesante tu hipótesis.
Un abrazo.

Compartir en redes sociales